Movilidad Sostenible

Movilidad sostenible

La movilidad genera algunos de los principales problemas en las ciudades modernas. Curiosamente, sobre estos problemas existe una gran aceptación social, así como desconocimiento, pues son asimilados como una característica intrínseca de las ciudades, especialmente de las grandes. Son algo así como el precio por vivir la ciudad, la parte negativa de sus ventajas, y cómo tales no hay lugar para la crítica, sólo para la resignación. 

 

Entre estos problemas generados por la movilidad no sólo incluimos la congestión o la mala comunicación, sino también los impactos ambientales y sociales que produce el transporte, sobre todo el motorizado, y que tienen una fuerte repercusión en la calidad de vida de las personas. 

Los principales problemas de movilidad que padecen las ciudades son la herencia del desarrollo urbano centrado jerárquicamente en el automóvil

Estos problemas tienen unas características peculiares: afectan a todos los habitantes de la ciudad, especialmente a los sectores más débiles y desfavorecidos, y en algunos casos también a poblaciones próximas; en segundo lugar, debido a sus repercusiones directas e indirectas sobre la calidad de vida son de una gravedad y magnitud bastante considerable; tercero, repercuten en el día a día de las personas de una forma muy notoria; y en cuarto lugar, generan una incoherente y exigua crítica, muestra de su aceptación en una sociedad que, paradójicamente, ante manifestaciones sociales con repercusiones  colectivas de mucho menor impacto –drogas, siniestralidad laboral…– presenta una clara intolerancia.

¿Que es Movilidad sostenible?

¿Que es Movilidad sostenible?

Movilidad sostenible

Movilidad sostenible es un concepto nacido de la preocupación por los problemas medioambientales y sociales ocasionados por la generalización, durante la segunda mitad del siglo XX, de un modelo de transporte urbano basado en el coche particular. Los inconvenientes de este modelo, entre los que destacan la contaminación del aire, el consumo excesivo de energía, los efectos sobre la salud de la población o la saturación de las vías de circulación, han provocado una voluntad colectiva por encontrar alternativas que ayuden a paliar los efectos negativos de este modelo y a idear un nuevo modelo de ciudad sostenible.

 

La "movilidad sostenible" englobaría un conjunto de procesos y acciones orientados para conseguir como objetivo final un uso racional de los medios de transporte por parte tanto de los particulares como de los profesionales.

 

Este concepto comprende varios enfoques. De lo que se trata es de reducir el número de vehículos que circulan por las vías. Pero, por otro lado, de esta manera, también se consigue que la contaminación producida por los automóviles disminuya. Además también se reduce el ruido que producen. Esto último no es baladí, ya que en las ciudades estadísticamente son los vehículos los mayores generadores de contaminación acústica. Con todo se lograría un ahorro energético nada despreciable; hay que tener en cuenta que las reservas fósiles de las que se obtienen los combustibles son finitas.

 

Se entiende por actuaciones de movilidad sostenible aquellas que ayudan a reducir dichos efectos negativos, ya sean prácticas de movilidad responsable por parte de personas sensibilizadas con estos problemas (desplazarse a pie, en bicicleta o en transporte público en lugar de en coche siempre que sea posible, compartir un coche entre varios compañeros para acudir al trabajo, etc.), desarrollo de tecnologías que amplíen las opciones de movilidad sostenible por parte de empresas o decisiones de las administraciones u otros agentes sociales para sensibilizar a la población o promover dichas prácticas. A menudo el concepto de movilidad sostenible se vincula a las nuevas tecnologías desarrollar los vehículos eléctricos a batería, los híbridos (Honda Insight, Toyota Prius) o los vehículos eléctricos impulsados con pila de combustible de hidrógeno (Honda FCX Clarity) entre otros.

Políticas de Movilidad Sostenible

Políticas de Movilidad Sostenible

Las políticas de movilidad sostenible llevadas a cabo por las administraciones públicas se centran en reducir la congestión de las vías al mismo tiempo que se reduce el consumo de combustibles fósiles contaminantes, por lo que a menudo impulsan el uso de vehículos de propulsión alternativa a través de ayudas a la compra, que gestionan las comunidades autónomas.

 

Las políticas para potenciar una movilidad sostenible deben contemplar varios objetivos:

 

Configurar un modelo de transporte más eficiente para mejorar la competitividad del sistema productivo.

 

Mejorar la integración social de los ciudadanos aportando una accesibilidad más universal.

 

Incrementar la calidad de vida de la ciudadanos.

 

No comprometer las condiciones de salud de los ciudadanos.

 

Aportar más seguridad en los desplazamientos.

 

Políticas públicas destacables

 

El catálogo de políticas públicas que cabría desarrollar para lograr los objetivos dibujados en el escenario de eficiencia en la movilidad es muy amplio. Algunas propuestas válidas, como:

Políticas de Movilidad Sostenible

Planificación y diseño urbanístico favorable a la movilidad sostenible. Las ciudades deben dar una prioridad a un diseño urbanístico que favorezca los modos no motorizados, la mezcla de usos urbanísticos, aplicar la proximidad de servicios y no lejanía, en nuevos procesos de urbanización y una regulación responsable del uso del coche en la ciudad. El enfoque que una ciudad como Vitoria-Gasteiz en España ha desarrollado en su plan de movilidad urbana constituye un ejemplo para muchas ciudades españolas.

 

Fiscalidad favorable al uso de la eco-movilidad. Los modos de transporte público, bicicleta, automóvil compartido -en la modalidad de car-pool y car-sharing-, deberían disfrutar de deducciones fiscales a través de procedimientos que eviten el fraude, como se lleva a cabo en países como Bélgica. Así mismo deberían subvencionarse la adquisición de vehículos eléctricos e híbrido eléctrico -también las bicicletas eléctricas, puesto que son las más eficientes- y de otros vehículos de bajo consumo unitario y de bajas emisiones.

 

Cambio en los modelos tarifarios del transporte público. Los sistemas tarifarios de las redes urbanas y metropolitanas de transporte público deben evolucionar a escenarios donde domine de forma clara el uso de abonos con tarifa plana, bien mensuales, trimestrales o anuales, hasta situarlo en un nivel de uso del 70-80%. Deben crearse, asimismo, abonos con esta periodicidad y con tarifa plana para moverse por toda una CCAA. En el segmento de los viajes en Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (RENFE) en larga distancia y alta velocidad, tal como ahora hacen los ferrocarriles en Francia, el Reino Unido o Alemania, debería aprobarse un nuevo esquema de tarifas que devuelva al ferrocarril a los viajeros de menor poder adquisitivo que lo han abandonado porque ahora encuentran ofertas atractivas en el tráfico aéreo, sector altamente subvencionado que no paga ni IVA ni impuestos en el combustible.

 

Electrificación del transporte público urbano, bien con la construcción de redes de tranvía, bien por el cambio de flotas de autobusesde motor de explosión por otros híbridos.

 

Cambio en la prioridad de las inversiones del transporte interurbano. Fuera de actuaciones puntuales relacionadas con el incremento de la seguridad o variantes debe cesar la construcción de nuevas carreteras de alta capacidad. Entre los países europeos, España es ya el que dispone en este capítulo de la mejor dotación por habitante. Los fondos sobrantes deberían dedicarse a la mejora de las redes de los ferrocarriles de cercanías, de los ferrocarriles autonómicos, de ferrocarriles de vía estrecha (FEVE), carriles bus y autobuses de tránsito rápido de acceso a las ciudades. Las comunidades autónomas, si fuera preciso con el apoyo del gobierno central, deberían aprobar un plan de mejora del transporte regional integrando todos los modos de transporte sostenible.

 

Dentro de la ciudad la prioridad debe ser la gestión y la pacificación del tráfico y no la construcción de túneles, atajos o aumentos de capacidad en viario para coches. La misma pacificación llevará al crecimiento de los modos sostenible no motorizados, en bicicleta y a pie.

 

Debe iniciarse la tasación del combustible del transporte aéreo hasta situarla, en un plazo de cinco años, en el mismo nivel impositivo por impuestos especiales que tienen ahora los combustibles del transporte convencional por carretera.

 

Cambios en el enfoque institucional para gestionar la movilidad. Un cambio muy claro sería, por ejemplo, la transformación del Ministerio de Fomento en un Ministerio de Movilidad y Transportes, o de Transportes y Energía.

 

Aprobación de un marco normativo básico que regule la movilidad, la ley estatal de movilidad, que entre otros aspectos, establezca una nueva ley de financiación del transporte público. El gran crecimiento que el escenario de eficiencia energética otorga al transporte público no se podrá abordar sin un nuevo marco financiero que lo haga posible.

 

Proyección vial a futuro, la planeación de las infraestructuras urbana tiene que proyectarse a la posterioridad dependiendo el crecimiento poblacional de un determinado sitio.

 

Promoción del uso compartido del automóvil mediante leyes que establezcan las pautas de transparencia y eficiencia energética y que no suponga competencia desleal respecto a sectores del transporte público de viajeros. En varios países europeos se han creado redes sociales que permiten contactar a personas para compartir el viaje y sus gastos. Al tratarse de vehículos privados, en los que se comparten los gastos variables del viaje, no hay remuneración al conductor, no existiendo competencia desleal ni parecido respecto a plataformas que compiten ilegalmente con los taxis.

 

Integración de modos de transporte

Accesibilidad peatonal

 

La "movilidad sostenible" englobaría un conjunto de procesos y acciones orientados para conseguir como objetivo final un uso racional de los medios de transporte por parte tanto de los particulares como de los profesionales.

 

Alquiler de bicicletas públicas

Infraestructura ciclista

 

Objetivos hacia una Cultura de Movilidad Sostenible

Objetivos hacia una Cultura de Movilidad Sostenible

 

El cambio de rumbo hacia una nueva cultura de la movilidad exige la consecución de una serie de objetivos interrelacionados entre los que destacan los siguientes:

 

- Reducir la dependencia respecto al automóvil. De manera que se invierta el crecimiento del peso del automóvil en el reparto modal y otros indicadores como el de pasajeros-km o número de kilómetros recorridos diariamente en automóvil.


- Incrementar las oportunidades de los medios de transporte alternativos. En equilibrio con el objetivo anterior, se trata de generar oportunidades para que los ciudadanos puedan caminar, pedalear o utilizar el transporte colectivo en condiciones adecuadas de comodidad y seguridad.

 

- Reducir los impactos de los desplazamientos motorizados. En ese escenario de nuevos papeles en la movilidad urbana hace falta también que los vehículos motorizados reduzcan las fricciones ambientales y sociales que generan. Deben seguir reduciendo sus consumos y emisiones locales y globales y deben también acoplarse mejor a la imprescindible convivencia con los demás usuarios de las calles en condiciones de seguridad aceptables.


- Evitar la expansión de los espacios dependientes del automóvil. Para no hipotecar las posibilidades futuras de los medios de transporte alternativos es necesario frenar ya la expansión del urbanismo dependiente del automóvil, es decir, de los polígonos y urbanizaciones que no pueden ser servidos mediante transporte colectivo y redes no motorizadas.


- Reconstruir la proximidad como valor urbano. La otra cara de la misma moneda es la reducción de las necesidades de los vehículos motorizados a través de la revalorización de la proximidad como eje de cualquier política urbana, es decir, de la garantía de que existen condiciones adecuadas para realizar la vida cotidiana sin desplazamientos de larga distancia.

 

- Recuperar la convivencia en todo el espacio público. La nueva cultura de la movilidad es paralela a la revisión del espacio público deteriorado por la antigua cultura de la movilidad. De lugar de paso y espacio del transporte las calles han de pasar a ser también lugar de encuentro y espacio de convivencia multiforme.


- Aumentar la autonomía de los grupos sociales sin acceso al automóvil. Todo ello conllevará necesariamente un cambio en la autonomía de niños, jóvenes, mujeres, personas con discapacidad, personas de baja renta, personas mayores y personas que simplemente no desean depender del automóvil o de los vehículos motorizados. En definitiva, la nueva cultura de la movilidad que se propone combina objetivos de transformación física y objetivos de transformación social y económica del territorio urbano, en sintonía con la definición amplia de sostenibilidad.

Buenas prácticas hacia la Movilidad Sostenible 

Buenas prácticas hacia la Movilidad Sostenible


Buenas prácticas hacia la movilidad sostenible

 

Toda actuación que pretenda reorientar la movilidad hacia un enfoque sostenible pasa por dos

objetivos distintos pero complementarios y necesariamente simultáneos: disminución del uso del automóvil privado y fomento de los transportes públicos y no motorizados.

 

Pasamos ahora a exponer una serie de medidas implantadas en ciudades españolas y europeas, cuyo demostrado éxito puede servir de referencia y ejemplo en lugares que quieran disminuir los problemas derivados de la movilidad, y reorientar la misma hacia una mayor sostenibilidad.

 

Todas las medidas se integran en varios bloques que definen los objetivos anteriormente comentados: disminución de los impactos debidos al automóvil, disminución del número de automó- viles y fomento del transporte público y no moto


1-Medidas tecnológicas para reducir los impactos del automóvil


Son medidas que pretenden limitar o disminuir el impacto del automóvil sin acometer una disminución real de su uso. Por esto a menudo son las favoritas de las instituciones. Analizaremos ahora aquellas que se centran en soluciones de carácter tecnológico, y veremos después las que intentan cambiar las pautas de movilidad. Algunos ejemplos de medidas tecnológicas frecuentemente aplicadas son:

 

  • Mejora o sustitución del pavimento o instalación de pantallas acústicas, en ambos casos para limitar el ruido generado por el tráfico.
  • Mejora de los motores y de los carburantes e incorporación de dispositivos como catalizadores o filtros para limitar la contaminación atmosférica.
  • Mejora de los vehículos para disminuir los daños físicos en caso de accidente

2-Medidas sobre las pautas de movilidad para reducir los impactos del automóvil

 

Son medidas enfocadas más allá del ámbito tecnológico que aunque no pretenden una reducción de la movilidad suponen cambios en sus pautas. De ahí que en ocasiones creen reticencias en su implantación, mayores cuanto más grande es el número de usuarios afectados. Sin embargo, su efectividad está demostrada en las ciudades donde se han aplicado.

 

Entre las mejoras obtenidas por este tipo de medidas tenemos la disminución de los contaminantes emitidos, reducciones en la accidentalidad o la limitación de la congestión. Veremos ahora algunas de ellas.

 

Reducción de la velocidad en áreas urbanas

 

Disminuir la velocidad de circulación en áreas urbanas es una herramienta muy efectiva y poco complicada en términos técnicos, aunque no tanto en términos políticos, de conseguir disminuciones considerables de los impactos asociados al tráfico. El resultado es un aumento de la habitabilidad de las zonas donde se aplica y una potenciación del uso de la calle hacia actividades de encuentro y recreo: el espacio que anteriormente era de uso casi exclusivo del tráfico es reapropiado por y para las personas.

 

La circulación a un máximo de 30 kilómetros por hora permite reducciones sustanciales de la contaminación acústica y del aire. Asimismo el peligro que supone el tráfico, y especialmente el automóvil, para el resto de usuarios se ve fuertemente disminuido.

 

3-Reducir el uso del automóvil mejorando la gestión

 

Car sharing

 

El coche multiusuario, conocido en todo el mundo como car sharing, introduce un nuevo concepto de movilidad, basado en una flota de coches compartidos por socios que sólo pagan por las horas que los utilizan y los kilómetros que recorren. 

 

Ofrece la posibilidad de utilizar un vehículo cuando se necesita, pero sin tener que ser el propietario y sufrir todos los inconvenientes y costes económicos que esto conlleva: adquisición, seguro, impuestos, plaza de aparcamiento, reparaciones y revisiones...

 

4- Medidas para dificultar el uso del automóvil

Este tipo de medidas se amparan en la asunción de que la forma más eficaz de reducir el número de automóviles pasa por dificultar su empleo. Cuánto menos amable y tolerante sea el contexto físico con el automóvil mayor será el número de personas disuadidas de utilizarlo. Las medidas buscan, por tanto, cambios reales en las pautas.

 

5- Medidas de índole fiscal para reducir el uso del automóvil

Son medidas que incrementan el coste del uso del coche para disuadir de su empleo. Aunque resultan legítimas –no hacen sino incrementar el gasto al medio de transporte que más costes de todo tipo origina al conjunto de la sociedad–, pueden resultar impopulares sobre todo por la idea, tan extendida como falaz, de que son injustas y facilitan el empleo del automóvil para aquellas personas que se lo “pueden permitir económicamente”. De hecho, la situación actual es mucho más injusta, puesto que gran cantidad de nuestros impuestos, tengamos o no coche, se destinan a satisfacer las necesidades de los automovilistas, cuando la mayor parte de los desplazamientos en ciudad se hacen por otros medios, además de que el 30% de los hogares españoles no poseen automóvil.

 

6- Medidas para el fomento del transporte público y del no motorizado

El fomento del transporte público es un objetivo del que pocas Administraciones, en teoría, reniegan. Todas están a favor de mejorarlo y la mayoría dicen realizar políticas e inversiones para su mejora. Aún así, el transporte público presenta una complicada gestión, y a pesar de las grandes subvenciones que requiere muchas veces no presta un servicio de la calidad deseable.

 

Una vez más, reducir el número de automóviles se presenta como actuación prioritaria. Por eso muchas medidas en este sentido, que tan buen resultado ofrecen, en el fondo consisten en una reapropiación del espacio sacrificado al automóvil para dedicarlo al transporte público y al no motorizado.

Fomento de la Bicicleta

Fomento de la bicicleta

La bicicleta es el medio de transporte, exceptuando el caminar, que menos impactos conlleva de todo tipo: no consume energía17, no contamina, apenas produce ruido o siniestralidad, y el espacio que necesita es escaso. Además presenta una serie de ventajas para sus usuarios: es el medio más rápido para distancias inferiores a 3 km, y resulta muy competitiva hasta distancias de 5 km; resulta beneficiosa para la salud de las personas que la utilizan y permite un mayor contacto con el entorno.

La combinación de la bicicleta y el transporte público es la idónea para desplazamientos urbanos e interurbanos de medio y largo recorrido, permitiendo hacer recorridos puerta a puerta, que es la siempre teórica ventaja del automóvil

Es por todo esto que no se explica que las Administraciones, con escasas excepciones, no apuesten de forma decidida por la bicicleta. Un medio de transporte que si se fomentara e incrementara su uso permitiría reducciones importantes de los actuales problemas relacionados con la movilidad urbana.

 

La bicicleta, a pesar de su tremenda potencialidad, hasta hace poco ni se contemplaba como alternativa, a causa de los efectos de esa cultura del automóvil –el automóvil acaparaba toda actuación de diseño urbano y de construcción de infraestructuras–. Además, desde el ámbito social, a menudo ha sido presentada como un medio de transporte exclusivo de jóvenes, deportistas y personas de bajo estatus social que no pueden comprarse un automóvil. 

 

El principal problema que enfrenta la bicicleta en la ciudad es el diseño del espacio urbano a favor del coche. Fomentar la bicicleta pasa por crear un entorno propicio, con un tráfico pacificado, donde ir en bicicleta no sea ni la excepción ni suponga una competición. Supone integrar dentro de las políticas de urbanismo y movilidad la firme creencia de que la bicicleta existe y resulta muy beneficiosa socialmente.

 

No basta simplemente con la creación de carriles bici, que por otro lado cuando se hacen bien resultan beneficiosos, hay que poner en práctica también medidas que fomenten su uso: aparcamientos para bicis, accesibilidad al transporte público, etc. Pero, sobre todo, son necesarias acciones decididas para pacificar y disminuir el tráfico, haciendo más seguro para todos (peatones,ciclistas y automovilistas) el uso compartido de las calles.

 

 Exponemos a continuación algunas medidas necesarias y útiles para el

fomento de la bicicleta.

fomento de la bicicleta

Planes Directores de Bicicletas: son la mejor forma de integrar todas las medidas y actuaciones para el fomento de la bicicleta. Son instrumentos de planeamiento específicos para este medio de transporte que no sólo incorporan la coherencia en el diseño de la red de vías ciclistas sino también medidas para la promoción de la bicicleta (aparcamientos para bicis, acceso preferente a equipamientos, etc.) y criterios de actuación en la planificación y en los proyectos para integrar a la bicicleta en la vida urbana.

 

Un esquema típico de estos documentos contendría un diagnóstico de la situación para poder enfocar actuaciones futuras por medio de escenarios tendenciales, así como la creación de un observatorio, cuyos indicadores permitan asegurar que las medidas que se estén poniendo en práctica cumplen las expectativas que se pretendían y, en su caso, poder establecer las medidas correctoras necesarias.

 

Aparcamientos: una de las medidas más baratas y eficaces es la colocación de aparcamientos para bicicletas. Si bien algunas ciudades ya han aprendido cuáles son los modelos más útiles y su correcta ubicación, se siguen dando casos de diseños ineficientes, que dificultan una colocación idónea y posibilitan el robo de las bicicletas.

 

Vías ciclistas (carriles bici): las vías ciclistas son el modo preferido de los políticos para justificar que han hecho algo por la bicicleta. Pero la mayor parte de las realizadas en ciudades españolas resultan ineficientes, debido a su mal diseño, junto a su falta de continuidad y de accesibilidad, que algunas veces dificultan el pedaleo más que facilitarlo.

 

Por ello son necesarios planes integrales de movilidad y accesibilidad, en los que se priorice claramente a los modos no motorizados y por ende la integración de las bicicletas en las calles en unas condiciones de igualdad lo mayores posibles, junto a la concepción de vías ciclistas exclusivas para aquellos casos en los que dicha integración sea inadecuada por inseguridad o por estar destinada a una determinada tipología de ciclista más vulnerable, entre otras razones. No hay que caer en soluciones generales, sino en el estudio calle a calle y tramo a tramo, partiendo de sus lógicas particularidades.

 

Intermodalidad: la combinación de la bicicleta y el transporte público es la idónea para desplazamientos urbanos e interurbanos de medio y largo recorrido, permitiendo hacer recorridos puerta a puerta, que es la siempre teórica ventaja del automóvil. Permitir, dotando de las herramientas

necesarias, el acceso de las bicicletas a los diferentes medios de transporte público y en horario normal, permitiría un impulso muy considerable para el empleo de la bicicleta.

 

Bicicletas públicas: son sistemas de bicicletas públicas, de alquiler barato o gratuitas, que los ayuntamientos ponen a disposición de la ciudadanía por medio de sistemas de registro. Las bicicletas se toman en un lugar de la ciudad y se pueden dejar en otro distinto, por lo que el sistema resulta útil para quienes no tienen posibilidad de tener una bici o de llevarla hasta los lugares donde necesitan desplazarse.

 

Es una medida de fácil implantación, con unos costes no demasiados elevados que además pueden financiarse, como en el caso de Barcelona, del dinero obtenido de los aparcamientos públicos, o de otros sistemas de recaudación. Su implantación supone un fuerte impulso para el uso de las bicicletas ya que modifica la percepción social de una ciudad que en un corto espacio de tiempo pasa a albergar a un número considerable de ciclistas que atraen con su ejemplo a nuevos usuarios.

Se argumenta a veces que antes de implantar el sistema público de bicicletas hay que crear una

cultura de la bicicleta, pero las cosas parecen funcionar más bien al revés: implantando medidas

como éstas se crea la cultura de la bicicleta. Por supuesto que el sistema tiene que estar bien

planificado para que resulte atractivo. Hay multitud de ejemplos en ciudades europeas y algunas

españolas que pueden servir de guía. 

Una opción para una Movilidad Sostenible

Una opción para una Movilidad Sostenible

Una opción para una movilidad sostenible
La manera de movernos por el mundo está siempre en constante cambio. Desde aquellos tiempos en los cuales el humano se desplazaba gracias a animales hasta nuestros días en los que la tecnología nos ha ofrecido diversos medios de transporte más rápidos y que se adaptan a las necesidades de la modernidad en las ciudades. Sin embargo el crecimiento desmedido de la población ha generado diversos problemas que, en algunas ciudades, comienzan a salirse de control. El transporte privado ha sido en los últimos años uno de los principales problemas que enfrentan las metrópolis pues las vías de circulación se vuelven cada vez más insuficientes para el crecimiento de automóviles activos. Lógico sería pensar que la rapidez de desplazamiento de un ciudadano es mayor cuando viaja en automóvil, pero no lo es. Cada vez se vuelve más lenta la movilidad en transporte privado, los carros se aglomeran en las calles buscando su destino y generando tráfico lento y pesado, lo que, además de incrementar el tiempo de viaje del usuario, genera otro de los grandes problemas actuales en el mundo: la contaminación al medio ambiente causada por los gases tóxicos producidos por los automóviles.
El incremento de la contaminación al medio ambiente debido a los hábitos y actividades diarias del ciudadano ha sido un tema de actualidad  y que necesita una seria consideración pues avanza más rápido que lo que nuestro planeta puede soportar. Uno de los principales contaminantes al medio ambiente (sobre todo en las ciudades) es el uso del transporte privado, en México se reportan miles de muertes al año relacionadas con la contaminación del aire.
Las estadísticas son alarmantes por lo que los gobiernos empiezan a contemplar e implementar, en las ciudades, nuevos modelos de movilidad sustentable que repercutan en un mejor desplazamiento y una menor emisión de gases tóxicos en el ambiente.  
En México existen diversas iniciativas y planes que intentan dar soluciones a los problemas de movilidad que se viven día a día. La empresa mexicana MODUTRAM se ha esforzado por ofrecer soluciones en la movilidad, teniendo claro que las ciudades solo serán sustentables apostando siempre por el uso del transporte público.  Un ejemplo de esto es el sistema de “Autotren”.  Autotrén es un desarrollo tecnológico que surge con la visión de complementar a los sistemas de autobuses en carriles confinados (“BRT”, tipo Metrobús), en aquellos lugares donde estos no caben, y a los sistemas tipo Metro o Tren Ligero en aquellos lugares donde no son costeables. Además, el Autotrén surge como una alternativa para ofrecer al usuario del transporte público un nivel de servicio que nunca ha experimentado: la combinación simultánea de tiempos de espera cortos, viajes exprés y asiento garantizado aún en hora pico. Con todo esto, el Autotrén se plantea como una alternativa para lograr que la red de transporte público sea mucho más atractiva.

Una opción para una Movilidad Sostenible

La visión del Autotrén es llegar a ser un transporte MASIVO siendo MODULAR en vehículos, vías y estaciones. Los vehículos son mini-trenes formados por vagones autopropulsados y totalmente automatizados. Un mini-tren lleva 12 pasajeros - y a futuro hasta 24.
El Autotrén es ecológico. Su consumo energético por km-pasajero es mucho menor que el transporte particular, y comparable con sistemas de transporte público de alta eficiencia. 

Conclusión

dia mundial sin auto

Todas las actuaciones expuestas hasta ahora son medidas más o menos individualizadas que actúan sobre aspectos concretos de la movilidad. Suponen alternativas o herramientas que corrigen o modifican determinados sectores o problemas de la movilidad urbana. Pero como ya se comentó, muchas de ellas pueden no tener el efecto esperado si se aplican de forma aislada. Además, existen otros factores urbanos (planes urbanísticos) y sociales (pautas de movilidad) que pueden anular y desacreditar cualquier medida encaminada hacia una movilidad sostenible.

 

Todo esto hace que la mejor forma de realizar actuaciones dirigidas hacia la movilidad sostenible sea a través de planes que integren todos los aspectos de la movilidad y accesibilidad (sociales, económicos y ambientales); intenten contar con la mayor participación social (vecinal, de comerciantes, ciclistas, empresarios, ecologistas...); estén coordinados con otros planes, que por su temática (planeamiento urbanístico) o por su escala (tipo regional o nacional) afecten a la movilidad; y establezcan las medidas necesarias, su programación y los mecanismos para su seguimiento y evaluación periódica.

 

 

Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información siguiente:

 

¿Sabías Qué?

Los seres humanos poseemos una curiosidad innata, y está comprobado que, si dejamos de estimularla, el aburrimiento adormecerá nuestra inteligencia.

 

Para saciar esa curiosidad, creamos contenidos de Educación Ambiental de la más alta calidad, y sólo pedimos que nos ayuden a difundirlos por favor:

http://todosobreelmedioambiente.jimdo.com/

Cómo citar este Articulo:

 

Todo sobre el Medio Ambiente/(2016). Movilidad Sotenible.

Recuperado de:http://todosobreelmedioambiente.jimdo.com/movilidad-sostenible

Translate Page

Navidad Ecológica

 

Buscar contenido

SÍGUENOS EN EL FACEBOOK

No olvides que tienes el mundo en tus manos. tu planeta te necesita. cuidalo y conservalo por el beneficio de todos.!

5 de junio dia del medio ambiente, por el cual todos y cada uno debemos cuidar y conservar nuestro ambiente. no solo ese dia, sino todos los dias.! Amalo y promueve su cuidado.!

FLORA

Cuidemos todo tipo de vegetacion. la flora es muy importante para el planeta.!

FAUNA

No a la caza indiscriminada de animales.! ama y conserva tanto la flora como la fauna.!

En peligro de extincion.! conservalo.!

La iguana en peligro de extincion.! No a la caza.!

Los rios y los nevados son muy importante.!

No a la contaminacion de los cuerpos de agua.

has conciencia cada dia. hacer conciencia es tener educaciòn.

LA BIBLIA DICE: “No arruines tu salud por las riquezas” (Proverbios 23:4La Palabra de Dios para Todos [PDT]).

LA BIBLIA DICE: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero, y estén contentos con las cosas presentes” (Hebreos 13:5).

LA BIBLIA DICE: “El que confía en sus riquezas... él mismo caerá; pero justamente como follaje reverdecerán los justos” (Proverbios 11:28).

“No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz” (Lucas 12:15Traducción en lenguaje actual [TLA]).

Elementos del           Ambiente

TODOS JUNTOS UN MUNDO MEJOR  ES POSIBLE

Desarrollo sustentable es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”

La Educación Ambiental esta dirigida a promover, generar, desarrollar y consolidar en los ciudadanos y ciudadanas conocimientos, aptitudes y actitudes para contribuir con la transformación de la sociedad, que se reflejará en alternativas de solución a los problemas socio-ambientales, contribuyendo así al logro del bienestar social, integrándose en la gestión del ambiente a través de la participación activa y protagónica, bajo la premisa del desarrollo sustentable.

loading...